Seguidores

martes, 7 de enero de 2014

#72



                                        Adoro hablar con la boca llena
de sinceridad;
hablar con restos de corazón entre los dientes
y no saber si es del tuyo o del mío.

Adoro ensuciarme las manos
y disfrutar de todo lo que me alimenta;
sabe mejor el fracaso con mucha hambre,
los dedos sucios y la camisa remangada.

Adoro apoyar los codos en la mesa
después de haber puesto las cartas
sobre esa bandeja de plata que tan poco nos gusta.

Adoro tu falta de educación cuando me besas
y no has dejado que termine de hablar,
aunque al final acabes echándome la culpa.
 Cuando le vi por primera vez no le quería, y ya cometí esa estúpida necesidad de no buscar a nadie más. Podía haber encontrado viajes a donde nadie fuera capaz de alcanzarme, fugas y besos y quizás un amor que no envenenara. Pero decidí pararme y mirar, contemplar la forma en la que el mundo parecía girar a su alrededor, pero haciéndole protagonista. Siempre me ha parecido una virtud preciosa la capacidad de brillar.


"nunca he visto a nadie que fuera un atardecer cuando sonríe".
 "A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige", dice Cortázar. "No elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto". Al verle a él sentí eso. No elegí: amé. Llovió encima de mí.
 PUEDE QUE HAYA ESFUERZO Y NO RECOMPENSA, PERO ESTÁ CLARO QUE SIN ESFUERZO NUNCA HABRÁ RECOMPENSA.

#71

Así es la vida en este mundo conflictivo, habrá quien quiera tu muerte y quien esté a muerte contigo.



Nadie habla ya de los corazones emigrantes, esos que derrotados deciden cruzan meridianos y paralelos para sentirse mejor. Tampoco se habla ya del corazón de acero, duro y rígido, imposible de acceder a el sin permiso. Ni de los corazones costureros cuya función es remendar heridas y coser esperanzas. ¿Dónde están los corazones salvajes? Esos que actúan más que piensan, llevados siempre por la pasión. ¿Y los corazones embusteros? Que envenenan y transforman a los de su alrededor. Ya nadie se preocupa por los corazones muertos, asesinados a punta de palabra. Ni de los corazones malditos, soberbios, ahogados en un vaso de whisky. Pobres corazones solitarios que deambulan por las calles creyendo no necesitar ni una miserable muestra de afecto. ¿Y qué me decís de los corazones suicidas? Esos que se lanzan sin paracaídas y cuya caída siempre acaba por destrozarlos. ¿Alguien recuerda lo que era un corazón valiente? Aquel que se mantiene firme y sabe decir “no” a un corazón que espera pacientemente una clara señal de “volvamos a intentarlo”. Valientes también aquellos que son capaces de mirar a los ojos al fantasma del pasado solo para decirle “sigo pensando en ti”. Y es que a día de hoy solo somos capaces de ser corazones científicos, de esos que solo creen en un tipo de corazón, quedando siempre escondidos (rezagados) los corazones que viven por aquellos que dejaron de latir por viejos o enfermos pero felices al llegar al fin de sus días.

Todos ellos corazones supervivientes.
“Y nos refugiamos del frío, en bar con sillas de madera, y es bonito verte así, feliz, mirándome mientras juegas con el café, mientras ríes, como si la vida fuese fácil, como si fuésemos eternos, y me enamoras aún más. Y es que vales las vueltas al mundo que hagan falta para poder abrazarte por todos los lados, porque te miro y sé que quiero pasar la vida siempre a tu lado, porque las horas muertas llegas tú y las llenas de vida, porque solo necesito cerrar los ojos un poco fuerte para llevarte siempre conmigo a todos sitios aunque no estés. Y es que lo que me haces sentir te lo puedo explicar en kilómetros, en cafés, en canciones, en vasos de colacao con doble de galletas, en besos, y aún así no terminaría de explicártelo. Y cuando me preguntan por mí termino hablando de ti, de nosotros. Y el café ya se termina, y salimos, y ya es de noche, y me invitas a un par de sonrisas de esas que llevas en el bolsillo para regalarme cada día.”
 Que la música en las películas es una jodida mierda, que la ponen como una señal de tráfico para saber lo que tienes que sentir, y yo sé cómo sentirme en cada momento sin que me lo diga una jodida melodía.
  Cualquiera que la conozca te dirá que va disfrazada por fuera de verano, pero por dentro ES TODO INVIERNO. Siempre aparenta ser tan grande como los rascacielos de Nueva York, aunque por dentro este en ruinas como Roma. Y te diré eso de como cuando eres pequeña y dejas comer de tu bocadillo, y acabas poniéndole el dedo para que no muerdan más. Así es ella con sus sentimientos. No le gusta que sepan cosas de ella, porque eso significa que pueden hacerle más daño facilmente. De esas que piensan que el amor se basa como con esa bombilla que te empieza a fallar, pero que no cambias hasta que se apaga, así lo quiere ella.

 ¿Quién creería en la suerte pudiendo creer en ti? Eres la sonrisa de los domingos por la mañana cuando te despiertas y ves que nada ha cambiado, que sigues ahí. Porque contigo no hace falta deshojar margaritas en primavera ni llevar paraguas los días de lluvia. Por que contigo no existe el tiempo, ni el resto del mundo, ni las personas. ¿Para q

domingo, 20 de octubre de 2013

#70

Para ellas eres un poeta, para mí eres poesía.
Ahora me dicen que no puedo estar viviendo en un lugar teniendo la cabeza en otro. Pero cada vez que me separo de ti ya vivo en el futuro, en la próxima vez que te vea, ya vivo en ese pueblo, ya vivo en tu risa, en tus ojos y por supuesto en tu boca, ya se lo que es estar en dos sitios a la vez, porque aquí estoy, en mi realidad y en mis sueños, ya se lo que es soñar despierta, pero sin duda lo mejor es cuando no lo hago, cuando estás ahí, y la realidad supera a esos sueños. Así que es inevitable, mi cabeza vuela lejos y consigue viajar en el tiempo para escuchar una vez más tu risa, y lo siento a los demás por no estar estando, por solo estar cuando estoy contigo.

        “-increíbles e imparables”
Esta es una de esas veces en las que es mejor vivirlo que contarlo. Creo que hasta ahora no sabía lo que era sentirse, de verdad, viva. Lo que he encontrado en esta historia son despertares de los que erizan la nuca, pupilas dilatadas, manos bajo las mantas, palabras bonitas, besos de buenos días por la espalda Lo único que no me he encontrado durante estos meses ha sido sola. Ni un jodido minuto desde que te vi. Siempre es un placer despertar a tu lado. Y todo lo demás no importa.
“-Apenas llegó
Se instaló para siempre en mi vida.
No hay nada mejor

Que encontrar un amor a medida.”
Y me temo que incluso en la distancia a veces sonreímos por lo mismo, al mismo tiempo.
"WAIT FOR ME PRINCESSE, DEAL?"



Yo casi no puedo creer que el verano se nos haya escapado entre susurros y caricias. A sido el mejor verano de toda mi vida, ya sabes, creo que todo el mundo piensa lo mismo de su primer verano enamorada, y si, el primero, desde que te conozco todos los anteriores “te quiero” me parecen mentiras. Tú y yo estamos realmente unidos, aunque nadie más lo entienda. Puede que no seamos perfectos, pero esto que vivimos si lo es. La primera vez que me dijiste "te quiero" mi corazón se paró por una milésima de segundo, y juro que pensé que se podía morir de tanto amor.
“No hace falta que me digáis que perdéis la cabeza por eso de que sus caderas.

Ya sé de sobra que tiene esa sonrisa y esas maneras y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da. Pero además le he visto serio ser él mismo y en serio que eso no se puede describir en un poema. Por eso, eso que me cuentas de que mírale como bebe las cervezas, y como se revuelve sobre las baldosas, y qué fácil parece a veces enamorarse. Todo eso de que él puede llegar a ser ese puto único motivo de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción. Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que en que me dio dos besos y me dijo su nombre. Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que él aparezca de golpe y de frente para decirte, venga, hazte un peta y me lo cuentas. No sabes lo que es despertarte y que él se retuerza y bostece, luego te abrace y después no sepas como deshacerte de todo el mundo. Así supondrás que yo soy la primera que entiende el que pierdas la cabeza por sus piernas, el sentido por sus palabras y los ovarios por un mínimo roce de mejillas. Que las suspicacias, los disimulos cuando su culo pasa, las incomodidades de orgullo que puedan provocarte son algo con lo que ya cuento. Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada, que hace tiempo que escribo los míos. Que yo también le veo, que cuando él cruza por debajo del cielo, sólo el tonto mira al cielo. Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio. Que conozco su voz en formato susurro, en formato gemido y en formato secreto. Que me sé sus cicatrices y el sitio que le tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría. Y me sé lo de sus rodillas y la forma de rozar las cuerdas de una guitarra. Que yo también he memorizado su número de teléfono pero también el numero de sus escalones y el numero de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerías. Que no sólo conozco su última pesadilla, sino también las mil anteriores, y yo si que no tengo cojones a decirle que no a nada, porque tengo mas deudas con su espalda de las que jamás tendrá nadie con la luna, y mira que hay tontos enamorados en este mundo. Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente él, rendido a ese puto milagro que supone que exista. Que le he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos, y le he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que le puso el camino, y le he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana, no me hablen de paisajes, si no han visto su cuerpo. Que lo de 'mira sí, un polvo es un polvo', y eso del tesoro pintado de rojo sobre sus uñas y sólo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre. Que te entiendo, que yo escribo sobre lo mismo, sobre el mismo. Que razones tenemos todos, pero yo, muchas más que vosotros.”
Somos como una postal, de esas que ves cada vez que vas de viaje y piensas: ojalá hubiera hecho yo esa foto. Somos un “ojalá hubiera vivido yo esa historia”. Y no sé qué nos depara el futuro, pero la historia no la borra nadie.

jueves, 17 de octubre de 2013

#69


 Tiene 600 clases distintas de sonrisas..., todas te iluminan la vida. Pueden hacerte reír a carcajadas. Así, sin más. Pueden hacerte incluso llorar. Así, sin más. Y eso sólo sus sonrisas.
¿Conoces ese dicho que dice que un minuto de vida sigue siendo vida?
GRACIAS POR HABER VENIDO A ABRIGARME EL CORAZÓN
NO HAY MAYOR VICTORIA QUE HABER ESCRITO TU NOMBRE EN MI HISTORIA.
Por ejemplo el espejo del baño,
con su azogue, mis canas, tu rímel,
por ejemplo dos cuerpos nadando
en un mar de sudor que redime.

Por ejemplo mis braguitas de encaje,
por ejemplo mis uñas, tu espalda,
por ejemplo volver de viaje,
por ejemplo quitarte la falda.

Por ejemplo te toca a ti encima,
por ejemplo muérdeme la oreja,
por ejemplo dos bocas que riman
como riman tan pocas parejas.

Por ejemplo dos pares de manos,
por ejemplo las medias, el pie,
por ejemplo apurar el verano
sin salir de este cuarto de hotel.

Por ejemplo tu ropa en la silla,
por ejemplo mi copa en el suelo,
por ejemplo no me hagas cosquillas,
por ejemplo me encelan tus celos.

Por ejemplo don nadie besando,
por ejemplo una reina desnuda,
por ejemplo perderme buscando
por tu pubis la flor de la duda.

Por ejemplo una bronca por nada,
por ejemplo dos niños traviesos
por ejemplo que la madrugada
no nos cambie maletas por besos.

Por ejemplo catorce lunares,
por ejemplo colonia barata
y ascensores y sombras y bares,
por ejemplo suspiros de gata.

Por ejemplo jugarse la vida,
por ejemplo morirse de miedo,
por ejemplo billete de ida
para irme aunque siempre me quedo.

Por ejemplo un calor agobiante,
por ejemplo deprisa, deprisa,
pero córtate cuando me abraces
que me has roto ya cinco camisas.

Por ejemplo rodillas, caderas,
por ejemplo mejillas, ombligo,
por ejemplo que me desesperas,

por ejemplo que sueño contigo.


viernes, 6 de septiembre de 2013

#68

WILD HEARTS CAN'T BE BROKEN
la noche se negaba a conquistar unos ojos que cambiaban cualquier sueño por verse reflejados en tus pupilas
NO VIVAS PARA QUE TU PRESENCIA SE NOTE, SI NO PARA QUE TU FALTA SE SIENTA.
Hay días que hacen que renazcas y días que hacen que te pierdas por el camino... no un martes trece, olvídalo. Ya no existe, ahora puede ser un sábado a media luz de la luna siendo un viernes 7.
Los días que hacen que te conviertas en alguien especial para alguien, que con una sonrisa su mundo desacelera. Aquellos que con apenas mover dos dedos ya es el mejor de todos, por haberle mirado 4 minutos apoyada en su pecho, mientras hace que te reboten todos los órganos de tu cuerpo como si fueran pelotas que han perdido el control.

A veces ocurre que no hay nada que pueda compararse a lo que has sentido en esos segundos. Solo mirarte la cara quizás, que deslumbra de autenticidad, de riqueza... solo por tenerle. Por estar enganchada a sus venas, a su cuerpo, a su alma... que hace que recurras como siempre a su boca para todo. Que ya no es querer ser un día de su vida, ya es mas grande, ahora es todos los días, día sí y día también. Que los recuerdos aquí no existen, que todo es ahora. Todas las sonrisas son ahora, las sonrisas de hola y las sonrisas de no te vayas todavía... porque ya basta de echar de menos aquello. Ahora es hacerlo y ya, mejor que el último. Que si quieres un beso aquí lo tienes y si quieres otro prepárate que vas a querer uno igual y tendrás otro mejor aún. Todo es ahora. Ahora te quiero. Ahora te pienso. Ahora, ahora... ahora es puntual, una hora y ahí está.
Amor amor amor, amor en castellano o amor en chino... todo es igual, los besos y la manera de mirar. Todo es amor, en cualquier idioma. Hay amor que sobrepasa los límites y hay amor que te hace ir mas allá aunque creas que ya no se puede. Hay amor en todos los colores, y amor en todas las posturas. Hay amor en la calle y en casa, hay amor...sobre todo en la cama, hay amor varias veces en la mesa o en la cocina mientras haces de cenar. Hay amor ayer y hoy también. Hay amor de dos semanas y hay amor que no termina. Amor, amor amor... amor en cada esquina, amor en las nubes, amor en cada gota de lluvia. Amor por los suelos, amor por los techos. Amor que sale de ti o amor que te encierra. Amor que te hace decidir y te hace cambiar. Amor con distancia de 10000 Km que te separan de sus labios y también hay amor del que está cerca; que no hace falta que te des la vuelta para verlo porque te está abrazando desde el lado derecho de la cama. Amor puro y amor dañino. Amor de un minuto o amor de una vida. Amor por teléfono y amor por carta. Amor... amor sencillo y amor complejo. Amor puntual y amor monótono. Amor, en la torre más alta de la ciudad más cara con el vestido y los tacones más elegantes de todo el mundo. Amor, en la calle más pobre con la camiseta más destrozada posible y descalzo...
Amor de sordos. Amor de ciegos. Amor de ancianos o amor de jóvenes. Amor enfermo, amor que enferma, amor que sana, amor lento o amor veloz.
Amor por ti. Amor por mi.
Y LA VIDA SIGUIÓ COMO SIGUEN LAS COSAS QUE NO TIENEN MUCHO SENTIDO.
El camino es difícil, es infinito, nada sencillo... pero un día te levantas y tienes al lado izquierdo de tu cama a alguien. Alguien que, quizás haya dado muchas patadas por la noche y unos cuantos muchos otros ronquidos sin importancia. Alguien que, al abrir los ojos solo te ves tú. Y claro, es lógico, normalmente cuando miras a una persona de cerca te reflejas en sus ojos... pero esto no, esto es diferente. Esto no tiene árboles a la izquierda ni a la derecha. Sus ojos reflejan tu cara. Solamente tu cara. Y la sensación de mirar sus ojos y perderte no tiene ninguna definición, no lo busques en ningún diccionario porque nada te lo va a decir.
Que su mano recorra tu mejilla ningún ser normal podrá explicar ni acercarse a la sensación que percibes cuando sucede. Porque cuando pasa, todo se paraliza, y dios... cuantas veces lo habrás leído y dirás: ¡Menuda estupidez! pero, es en serio, se paraliza porque nada me importa tanto como esa caricia. Nada. Y es como, cuando coges algo y no lo quieres soltar. Que cuando te lo quitan lo necesitas. Y sé que me repito y que siempre te cuento lo mismo. Pero, nada cambia. Nunca. Porque... una caricia está infravalorada. Una caricia viniendo de tu mano, está totalmente infravalorada para el resto; pero podría apostar mi cabeza para que creyeras que para mi una caricia que proviene de tu mano significa algo grande. Algo cálido. Puedo comparar una caricia que proviene de tu mano con las dos cucharadas que le hecho al té. Te reirás... pero en cierto modo, si mi taza de té no tiene esas dos cucharadas de azúcar no dejaría de pedir y de pensar en el azúcar hasta que me lo traigan porque necesito esas dos cucharadas. Como tus caricias.

Y he empezado a decir que el camino es difícil y ya me he perdido porque he empezado a hablar de ti... Y a lo que iba. El camino es difícil, es infinito, nada sencillo... pero cuando un día te levantas y tienes al lado izquierdo de tu cama a alguien, alguien que quieres... todo cambia. Todo se da la vuelta, y todo pierde el control sin tener ningún sentido. Porque la realidad es que las cosas que realmente realmente nos gustan, para mi no tiene ningún sentido, ya que es imposible empezar a contar lo mucho que me gustan tus caricias, y en teoría lo que no tiene posibilidad, no tiene ningún sentido. Y así es como podría empezar a contarte cómo es mi vida, no es complicada pero nada sencilla también. Pero es complicada o no, la vida junto a tus caricias en definitiva... es la mejor vida que podría tener.
Y sólo a veces consigues darte cuenta de que al respirar se te escapa un suspiro, y que solo al pensar , un segundo de tu mente se pare y solo tenga ese pensamiento , que al besar tu boca suelte una sonrisa. Y  yo personalmente odio esos sentimientos, me aterran , me dan pánico. Pero lamentablemente suspiro cuando te veo, sonrío cuando me besas y mi mente se para un segundo al día para pensarte y es inevitable, y.. joder lo odio, lo odio porque es inevitable, y cuando las cosas son inevitables estás jodidamente perdido.
¿Qué os han hecho estrellas para que nunca brilléis más fuerte que la luna? Yo os lo diré. Os ha robado la luz que os pertenece aunque ella es sólo una y vosotras miles. Os ha robado el protagonismo que os merecéis  ¿Cuántas canciones llevan vuestro nombre? ¿Cuántos versos? ¿Cuántos el de la luna? Todas juntas valéis mucho más, pero ¿cuántas veces brilláis al unísono en el firmamento? Pocas, siempre dejáis a una compañera colgando sola en la noche y ella sola no se atreve a plantarle cara a la luna. La luna, en cambio, lo tiene fácil, no tiene que ponerse de acuerdo con nadie ni obedecer. Alumbra cada noche nuestros corazones, brilla siempre por nosotros, baila para nosotros, nos consuela de nuestros miedos...Parece superior sí. Y lo es, porque no depende de ninguna de vosotras, solo de sí misma. Y así deberíamos ser las personas, deberíamos ser luna, y no conformarnos con ser una más de tantas estrellas, porque si queremos, podemos.
Hoy le pido a mis sueños que te quiten la ropa, que conviertan en besos todos mis intentos de morderte la boca. Aunque entiendo que tú siempre tienes la ultima palabra en esto del amor.
Y hoy le pido a tu ángel de la guarda, que comparta ,que me de valor y arrojo en la batalla pa ganarla. Y es que yo no quiero pasar por tu vida como las modas ,no se asuste señorita nadie le a hablado de boda. Yo tan solo quiero ser las cuatro patas de tu cama , tu guerra todas las noches, tu tregua cada mañana ,quiero ser tu medicina, tus silencios y tus gritos ,tu ladrón, tu policía, tu jardín con enanitos, quiero ser la escoba que en tu vida barra la tristeza, quiero ser tu incertidumbre y sobretodo tu certeza.
Hoy le pido a la luna, que me alargue esta noche y que alumbre con fuerza este sentimiento y bailen los corazones y aunque entiendo que tu serás siempre ese sueño que quizás nunca podre alcanzar
Y es que yo quiero ser el que nunca olvida tu cumpleaños, quiero que seas mi rosa y mi espina aunque me hagas daño, quiero ser tu carnaval, tus principios y tus finales, quiero ser el mar donde puedas ahogar todos tus males, quiero que seas mi tango de gardel, mis octavillas, mi media luna de miel, mi blus, mi octava maravilla, el baile de mi salón, la cremallera y los botones , quiero que lleves tu falda y también mis pantalones .
Tu astronauta, el primer hombre que pise tu luna clavando una bandera de locura para pintar tu vida de color, de pasión, de sabor, de emoción y ternura. Siempre que usted, que yo ya no tengo cura

sin tu amor.

A veces te preguntas si todos los golpes han merecido la pena. Si todas las pesadillas gritando significan algo. Las dudas, el miedo, el olor al cambio. Te comes la cabeza porque no te queda otra. Ves algo diferente y te asustas. Te crees que un pequeño cambio puede significar algo. Esta vez no te la juegan. Esta vez vas mirando con lupa cada paso. Esta vez no te destrozarán. Las dudas pueden contigo. Te muerdes la lengua por si dices algo triste. Intentas evitar cada duda. Te auto convences de que esto es diferente... y es que todo esto es diferente. El te quiere. Tú le quieres. Espera,espera... antes también te querían. ¿O no?
Dudas. Te da igual. Lo que te importa es tu posición actual. Dónde estás, cómo estás, con quién...
¿qué sientes?
siento miedo.
¿por qué?
Tengo miedo a equivocarme y confiarme. Tengo miedo a quererle cada día más... y más y más.
Pero no lo puedo evitar. Aunque todo esto quede mudo. Aunque me olvide. Aunque deje de quererme no dejaré de enamorarme de él cada día mas. De su sonrisa, de sus miradas, de sus palabras, de sus manos que agarran con fuerza todo lo nuestro. De su forma de quererme, o de la forma que hace que me crea que me quiere. Estoy enamorada de cada gramo de su piel.
Y sí, tengo miedo de perderle. Nunca perderé ese miedo... nunca dejaré de tener ganas de escaparme con él a cualquier lado. Nunca dejaré de sonreír cuando hace ese beso suyo. Nunca me cansaré de acariciar su piel centímetro tras centímetro. Recorrer cada esquina con besos. Quererle quererle quererle quererle...

te quiero.
Te quiero, te busco, te adoro, me gustas, te sueño, te encuentro, te espero, me muero. Te quiero, te busco, te adoro, me gustas, te sueño, te encuentro, te espero. Te quiero.
Que mi mapa es tu cuerpo, no necesito cruzar continentes para ver algo bonito... porque aquí tengo tus ojos, y tu felicidad que es impagable. Que sin querer te quise, y me enamoré de tu sonrisa. Y si me preguntan qué es lo que más me gusta de ti, no sabría decir exactamente una cosa en concreto... pero siempre me quedo con la primera vez me miraste y me dijiste: 'nunca me había pasado con nadie, de ti no me canso, soy incansable cuando estoy contigo.'
Y me quedo con tu mirada, porque es indescriptible la sensación que provocas cuando me miras o cuando sencillamente estas cerca y sé que mientras permanezcan tus ojos felices, el resto del mundo... simplemente me da igual.
Y la verdad es que cada momento cuenta y he de decir que contigo me da igual que me olvide del resto de los días, porque creo que el primer día que me miraste de verdad, fue el primer día que realmente te conocí. Y nunca me había pasado... pero no temblaba, estaba tranquila. Es como si de repente de verdad solo tenía oído para tus palabras o tú respirar. Porque no escuchaba nada más. Solo tu voz. Y no te voy a mentir... las cosas poco a poco han ido cambiando entre nosotros.
Cada día estoy más enamorada de ti, y cada día tengo más claro que conocerte ha sido de lo mejor que me ha pasado.